Groenlandia - Experiencia inolvidable - 2017

Este año he retrasado el inicio de mis vacaciones para hacerlo coincidir con las fechas que empiezan a verse Auroras Boreales en Groenlandia.
Después de varios días en Islandia llego al aeropuerto de Narsarsuaq en Groenlandia, el día es gris, prolegómeno de lo que será mi viaje vacacional más duro y exigente.
En el aeropuerto me espera Nora, la guía, que junto al resto del grupo de doce personas que se crea a la llegada pasaremos varios días en estas tierras.
El aeropuerto de Narsarsuaq está ubicado en el fiordo de Tunullarfik, que tenemos que cruzar para llegar a nuestro primer destino, antes de embarcarnos en una zodiac que nos espera en un pequeño embarcadero, nos explican como será el método habitual para realizar las maniobras de embarque y desembarque, son muy estrictas, siempre antes de subir nos tenemos que poner un salvavidas, que llevaremos puestos durante todo el trayecto y solo nos lo quitaremos una vez hayamos finalizado todas las maniobras necesarias para trasladarnos nosotros y el equipaje a zona segura. 
El cruce del fiordo es rápido y llegamos a Qassiarsuk, pequeña población de 60 habitantes, que fue lugar de un antiguo asentamiento vikingo, la finca Brattahlíd de Erik el Rojo. 
En el albergue de la agencia recogemos una bolsa de viaje grande, saco de dormir y un anorak especial que serán necesarios para nuestra estancia en el país, así mismo dejaremos aquí nuestras bolsas y todo el equipaje que no sea necesario, lo recogeremos al regreso de nuestra aventura groenlandesa.
Nuestra primera base de operaciones en la zona será la casa de Ramón Larramendi, conocido explorador de estas tierras y propietario de la agencia de viajes que he contratado.
Ya instalados en las habitaciones comunitarias, nos reunimos para planificar las actividades programadas.
Las labores de preparación de las cenas y desayunos las realizara Nora, la guía, la cual no permite que le ayudemos en su realización, (iría cediendo con el paso de los días), eso sí, la limpieza de los utensilios la realizaremos el grupo, 
que nos organizamos dividiéndonos en parejas y turnos rotativos.
19/08/2017 - El día ha salido lluvioso, el agua no es muy intensa, pero si incómoda para realizar las actividades programadas.
Iniciamos nuestra primera caminata o "trekking" por la mañana después del desayuno, nos dirigimos a la bahía de Tasiursaq, donde vamos a realizar una clase teórico-práctica en kayak. El trayecto no presenta dificultades, el camino es largo, pero fácil, llegados al destino empieza la dura tarea de introducir nuestros cuerpos en el traje neopreno y poder remar con seguridad entre los icebergs de la bahía.
En la orilla nos dan una clase apresurada sobre el manejo de las embarcaciones.
La navegación es fácil, lo hacemos en kayaks de dos plazas, a mí me toca Carme, una mujer de mi edad que será la pareja habitual en todos los emparejamientos del viaje, ya que también viaja en solitario como yo.
Me toca la parte trasera de la embarcación, lo cual implica utilizar unos pedales que sirven para controlar el rumbo, intento ponerme de acuerdo con mi pareja para sincronizar los movimientos de los remos, pero ante la imposibilidad de ello ya que ella va a su ritmo, me adapto a ella y nos lo pasamos bien navegando entre los icebergs que flotan a nuestro alrededor.
Finalizada la experiencia regresamos acompañados de una persistente y fina lluvia, por el camino descubrimos matorrales con arándanos, nos entretenemos recogiéndolos, servirán de complemento en los desayunos acompañados de yogurt y cereales. 
Bautizamos esta parada como el momento arándanos y se ira repitiendo a lo largo de los sucesivos trekkins.
Recorrido total de hoy 17.755 pasos = 12.05 km.
20/08/2017 - Hoy navegaremos en zodiac por el fiordo Qooroq, para desembarcar más tarde y hacer un trekking hasta Igaliku, pequeño y precioso pueblo que junto a Qassiarsuk fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 2017 por la Unesco, la lluvia nos acompaña fielmente (empiezo a acostumbrarme).
La navegación es grata, la hacemos entre pequeños icebergs desprendidos de los glaciares que contemplamos a una distancia prudencial por si se producen desprendimientos que pongan en peligro la estabilidad de la zodiac, en un momento dado del trayecto nos acercamos a un iceberg, del cual Nora con un piolet arranca un trozo de hielo, servirá para tomarnos un delicioso vermut.
Finalizada la navegación desembarcamos e iniciamos la caminata a Igaliku, es larga pero no difícil y tras superar una larga pendiente descubrimos el pueblo ubicado a las orillas del fiordo del mismo nombre.
La lluvia que nos viene acompañando me impide fotografiar con comodidad las ruinas de Gardar, que antaño fue el corazón religioso de la Groenlandia noruega.
Nos resguardamos de la lluvia en un pequeño hotel restaurante donde comemos y regresamos a Qassiarsuk.
Recorrido total de hoy 28.363 pasos = 19.26 km.
21/08/2017 - Abandonamos Qassiarsuk en la zodiac donde previamente hemos cargado nuestro equipaje, varios bidones grandes de plástico y diversas cajas que contienen víveres y utensilios, para dirigirnos al fiordo Tunulliarfik donde esta instalada una base fija frente al glaciar Qaleraliq, que da nombre al campamento donde nos alojaremos.
La travesía es dura, la lluvia acompañada de las salpicaduras de agua que levanta la lancha, más el aire gélido de la zona hace que nuestro primer traslado largo nos descubra lo que van a ser nuestros movimientos en zodiac por Groenlandia.
Nos turnamos en las primeras posiciones en la embarcación, que son las más expuestas a las inclemencias climáticas.
Ya en el embarcadero del campamento desembarcamos nuestro material y las provisiones necesarias para nuestra estancia en la zona, todo lo hacemos con las medidas de seguridad que rigen todos nuestros movimientos marítimos.
Las labores de traslado del material hasta el campamento que se encuentra ubicado en una pequeña loma lo hacemos entre todos, pero reservando el material más pesado a los hombres.
El campamento Qaleraliq se compone de tiendas prefabricadas, las dedicadas al alojamiento son de 4 plazas y las utilizadas para comedor son más amplias ya que disponen de espacio suficiente para 15 o 20 personas apretaditas.
No estamos solos en el campamento, es grande y permite el alojamiento de varios grupos simultáneamente.
Una vez adjudicadas las tiendas que nos corresponden y repartidas en el grupo cargamos un picnic para la comida entre todas las pequeñas mochilas del grupo e iniciamos nuestro primer trekking en la zona.
El trayecto lo hacemos acompañados con la lluvia que no nos ha abandonado desde nuestra llegada, en su inicio transcurre por un valle que antiguamente ocupaba un glaciar y que el calentamiento global lo ha extinguido, el camino no es muy exigente y vamos ascendiendo lentamente, nuestra meta es subir a una pequeña montaña donde tendremos una vista privilegiada del Islandis que es el segundo casquete polar después de la Antártida con 1.800.000 km cuadrados de hielo y el glaciar Qaleraliq.
Llegamos sobre el mediodía y como era de esperar las vistas son muy limitadas ya que el cielo esta muy tapado, ya en la cima nos lo tomamos con tranquilidad, tomamos imágenes y damos buena cuenta del picnic que llevamos.
El regreso lo hacemos por el mismo camino y con la misma lluvia, la cual no es intensa, pero que va calando en nuestros anoraks, el cual nos ha descubierto en los días que llevamos, que contra el frio bien, pero para el agua no es idóneo.
Ya en el campamento aprovechamos la tienda-comedor para secar un poco nuestra ropa y cenar.
Las charlas después de la cena son entretenidas, todos hablamos de nuestra ilusión por ver la Aurora Boreal, un fenómeno que nos esta siendo esquivo hasta el momento.
Recorrido total de hoy 24.943 pasos = 16,82 km.
22/08/2017 - Nos levantamos pronto, hace un frio que pela, para el aseo personal nos tenemos que desplazar a un pequeño riachuelo que hay cerca y cuyas aguas provienen del deshielo de los glaciares que nos rodean. El agua como es de suponer esta helada y hay que echarle valor para lavar los utensilios o la cara y dientes.
Hoy nuestra actividad después de desayunar consistirá en hacer una caminata con crampones por el glaciar Qaleraliq, nos acompañará un experto en la actividad que esta en el campamento.
El día como los anteriores es gris, pero no llueve, algo importante para que nuestro trekking sobre el hielo sea más seguro y agradable.
Cruzamos el fiordo en zodiac hasta el glaciar cuyos rugidos producidos por sus desprendimientos nos ha acompañado desde nuestra llegada, el trayecto es rápido, lo recorremos panorámicamente de cerca para observar su magnitud, su color azul es intenso, tenemos que retroceder rápidamente varias veces ya que los trozos que se desprenden causan olas que podrían poner en peligro la estabilidad de la embarcación.
Desembarcamos en una pequeña playa accesible donde nos colocamos los crampones y tras unas pequeñas instrucciones sobre como desplazarnos por el hielo iniciamos nuestra singladura por el glaciar.
El trayecto es bonito y fácil, lo que me permite realizar bonitas fotos de sus hendiduras y colores.
El camino es en ascenso y en contra de los que me esperaba no vamos atados en grupo, con lo cual si uno resbala no arrastra a nadie en su caída. Entre los integrantes del grupo hay varias caídas, yo mismo caí una vez, pero todos los resbalones son sencillos y no acarrean ningún peligro. Tras una prolongada subida llegamos a una zona plana desde la cual tengo unas preciosas vistas del fiordo, Nora y el instructor deciden no subir más, lástima le estaba pillando el gustillo ya que cada paso que daba me descubría nuevos agujeros y grietas con unos colores
muy bonitos.
Buscamos una zona segura, que no tenga peligro y cumplimos con el ritual de zamparnos el picnic que llevamos.
Mientras comemos observamos como las nubes van dejando paso a un cielo azul, que le da otro colorido al paisaje que estamos disfrutando.
El guía que nos ha acompañado junto con Nora da instrucciones para poder realizar el descenso con seguridad, un tropiezo en el hielo podría ser peligroso, hacemos las últimas fotos de la zona y emprendemos el regreso a la base del glaciar donde nos espera la zodiac.
El regreso lo hacemos bordeando las tres lenguas que actualmente tiene el glaciar, años atrás no se veían los trozos de tierra que ahora las separan, todo era uno, pero la regresión del glaciar debido al calentamiento global parece 
irreversible.
Ya en el campamento todas las conversaciones entre grupos giran en torno a las posibilidades de ver alguna Aurora Boreal, el cielo nublado que ha acompañado nuestra estancia hasta ahora esta dejando paso a la Luna y las estrellas,
se acuerda que en caso de producirse nos avisaremos mutuamente.
Las noches son muy frías, tras la cena y conversaciones posteriores acompañadas de té o Nescafé nos vamos cada uno a nuestras tiendas a dar calor y descanso a nuestros cuerpos dentro de los sacos de dormir.
Recorrido total de hoy 22.904 pasos = 15,59 km.
Sobre la medianoche me despierta los gritos de Ana, una miembro de nuestro grupo que no para de repetir Aurora, Aurora, Aurora. Despierto a mis compañeros de tienda, nos vestimos apresuradamente y salimos.
Por fin puedo cumplir uno de mis deseos personales más deseados, ver la Aurora Boreal en vivo y en directo, nada de fotos o videos de National Geografic, me quedo fascinado y una sensación agradable recorre mi cuerpo, lo he conseguido, ahí estoy plantado mirando a todos los lados, ya que los haces luminosos recorren el cielo variando de forma continuamente. Una vez pasada la excitación preparo mi cámara para poder inmortalizar el momento, no lo había hecho antes y mi experiencia con exposiciones muy largas es nula, es entonces cuando veo que no va a ser tarea fácil, las exposiciones prolongadas necesitan de un buen apoyo para que no salgan movidas, ideal un trípode, (que no pude llevar por problemas de exceso de equipaje), solo tenía la opción de buscar un punto de apoyo, complicado de encontrar en la oscuridad de la noche y ya realizadas necesitaban un tiempo prolongado de procesado antes de guardarse en la tarjeta de memoria.
Mi primera experiencia fotográfica con las Auroras Boreales no fue lo que yo esperaba, pero su visión sí me dejo la agradable y placentera sensación de haber cumplido un sueño.


Describo brevemente lo que es una Aurora Boreal 
(National Geografic)
Génesis de las Auroras
Las Auroras Polares se generan cuando las partículas cargadas que contiene el viento solar impactan contra el campo magnético de la Tierra, nuestro escudo protector llamado magnetosfera. El viento solar es 
fruto de la dinámica que tiene lugar en la atmósfera solar o corona.
Interacción
Cuando el viento solar cargado de electrones y protones choca con fuerza contra la magnetosfera terrestre, esta se comprime por su parte frontal y se alarga por la posterior (el lado nocturno del planeta), formando una cola.
Desconexión intermitente
En el punto de impacto con la magnetosfera, las líneas del campo magnético solar conectan con las del campo magnético terrestre.
Al pasar junto a la Tierra, el viento solar separa las líneas del campo magnético de la Tierra con las que se ha enlazado.
Cuando estas líneas alcanzan la cola de la magnetosfera, se desprenden del viento solar y se reconectan de nuevo.
De energía magnética a energía cinética
El proceso de reconexión transforma la energía magnética en energía cinética. Los electrones e iones positivos atrapados en la cola de la magnetosfera son impulsados hacia las zonas polares de la Tierra a lo largo de las líneas reconectadas, como si fuese un tirachinas, en especial los electrones, son la materia prima de las auroras polares, visibles en la oscuridad de la noche a altas latitudes norte o sur.
Electrones excitados
La luz de las auroras es fruto de la interacción entre los electrones del viento solar y los átomos y moléculas de gases como el oxígeno y el nitrógeno presentes en la atmósfera terrestre. En cada colisión, el átomo o la molécula absorben energía del electrón y la libera en forma de luz. El color depende de la composición del gas y de la altitud.

23/08/2017 - Mi despertar es agradable, en mi cerebro ha quedado grabada la experiencia de la noche anterior, no creo que se me olvide nunca, los gritos de Ana, la excitación y prisas por vestirme y las peripecias con la cámara fotográfica. Desayunando todas las conversaciones giran alrededor de lo vivido la noche anterior, todos estamos eufóricos.
Hoy nos toca cambio de ubicación, así que recogemos nuestras pertenencias y junto con las provisiones e utensilios las trasladamos al embarcadero donde nos está esperando la zodiac para llevarnos a Narsaq.
Narsaq tiene una población de aproximadamente 1.700 personas, pero varios cientos más viven en los alrededores.
El mar alrededor del pueblo está repleto de vida marina, ballenas, salmón, focas, etc.
Posee un ayuntamiento, dos supermercados, iglesia, comisaría, estación de bomberos, escuela primaria, varios servicios educativos, cibercafé, hospital, y diversas tiendas.
Aquí tendremos la oportunidad de ducharnos y secar algo nuestra ropa de abrigo, la lluvia ha vuelto a hacer acto de presencia y la navegación por el fiordo ha sido dura.
El desembarco lo hacemos rápido y eficientemente, empezamos a ser expertos en montar cadenas para trasladar el equipaje a tierra firme.
Una camioneta recoge los trastos y el grupo emprende camino a pie a nuestro albergue ubicado en el centro del pueblo donde disfrutaremos de unas reconfortantes estufas.
Después de comer salimos a dar un agradable paseo por el pueblo acompañados por una finísima lluvia, regresamos pronto al albergue, todos queremos lavar algo de ropa, para poder secarla antes de irnos a nuestro próximo emplazamiento.
Cenamos pronto y algunos del grupo, yo incluido decidimos ir a probar la cerveza groenlandesa, la cual por comentarios de la guía es excelente. Nos acercamos a un pequeño pub del pueblo, esta bastante concurrido y por lo que puedo ver el tamaño de las jarras no tienen nada que envidiar a las alemanas, o las de la plaza Real de Barcelona, más cercanas para mí. Por recomendaciones de Nora que ha venido con nosotros, elijo una de color rubio muy oscuro, tostada con un sabor intenso y fuerte, excelente para degustar en agradable compañía y charla muy amena.
Un detalle local muy peculiar, preparan unas enormes jarras con varios litros, las cuales disponen de un pequeño grifo que sirve para irse sirviendo en vasos más pequeños, ideal para grupos o alguien que tenga mucha sed.
Recorrido total de hoy 18.603 pasos = 12,44 km.
24/02/2017 - Nos desplazamos al embarcadero, tendremos que esperar un poco ya que nuestra embarcación no ha llegado, aprovechamos la espera para dar un paseo por la zona y descubrimos un improvisado puesto de venta de carne de ballena, hay diversas paradas donde se van acercando los habitantes del lugar y de poblaciones cercanas, la carne la tienen expuestas en el suelo, solo hay que elegir el trozo y pagarlo, el grupo decide comprar un trozo para que nos sirva de cena, hablamos con un pescador para que nos aconseje que parte elegir y el mismo nos da un gran trozo, añade un pedazo pequeño que no distingo, pero me cometan que es grasa del cetáceo y nos será muy útil para cocinarlo.
Nos espera un duro día de navegación, vamos a Uunartoq, una isla que esta ubicada en la costa centro-oriental de Groenlandia, a unos 600 km al norte del Círculo Polar Ártico. En antiguos mapas ya aparece como una isla, pero en la década de 1950 debido a un descenso de las temperaturas que duró unos 30 años, la zona quedo cubierta de nieve y hielo, ocultando el hecho de que la península visible era en realidad una isla.
Uunartoq estuvo unida a Groenlandia por el hielo glaciar hasta el año 2002, cuando el hielo comenzó a fundirse rápidamente en la zona. Miembros de la comunidad científica han apuntado que el resurgimiento de la isla es resultado directo del calentamiento global.
En nuestra navegación salimos a mar abierto, (hasta ahora siempre había sido por los fiordos), la mar esta algo revuelta, eso hace que las olas nos vayan salpicando agua, que combinado con la pertinaz lluvia convierte nuestros anoraks en unas esponjas llenas de agua. La navegación se va complicando, Nora se va dando cuenta que nuestro próximo emplazamiento no reúne las condiciones mínimas que necesitaremos al llegar, intenta hablar vía teléfono por satélite con la organización para que busquen una nueva ubicación, pues Uunartoq es solo un trozo de tierra con varias casas no habitadas habitualmente que sirven de refugio temporal a los pescadores. Nosotros tendremos que dormir en pequeñas tiendas de camping ubicadas en primera línea de mar.
Ante la imposibilidad de comunicarse toma la decisión de dirigirnos a Qaqortop, donde existe un albergue de la organización, el trayecto es duro estamos entumecidos por el agua, nuestros anoraks ya no absorben más agua, al llegar al puerto no desembarcamos, vemos a Nora hablar con varias personas sin llegar a ningún acuerdo, regresa a la zodiac y nos comunica que es imposible quedarnos, no hay sitio en el albergue ya que hay otros grupos alojados en él.
La zodiac carga combustible y vuelve a tomar camino de Uunartoq.
Llegamos después de una navegación infernal y mojados completamente, la guinda del desplazamiento llega ahora, la zodiac no puede acercarse hasta la arena, Nora toma la decisión de cargar uno a uno con los miembros del grupo y acercarlos a la orilla para que no tengan que mojarse los pies, llegado mi turno, justo en el momento de cargarme la zodiac hace un movimiento brusco y para no caernos los dos me veo obligado a poner mis pies en las frías aguas de la playa, si tenía la ropa empapada ahora también el calzado.
Desembarcado todo el equipaje y víveres observo muestra ubicación, bien para pasar un día agradable en la playa y disfrutar de unas pequeñas charcas termales que hay cerca, pero desoladora con el tiempo actual.
Es tarde, el desplazamiento nos ha llevado muchas horas, no hemos comido y estamos helados. Para las comidas podemos usar una pequeña casa deshabitada que su dueño presta a los grupos para cocinar y comer.
Las actividades en la isla consisten en bañarse en sus aguas termales y relajarse, varios miembros del grupo y yo decidimos hacerlas, cogemos ropa seca y nos vamos a dar un baño en una charca cercana, la verdad que dentro se está muy bien, el agua esta calentita, el problema es salir, la temperatura exterior es muy baja, cuesta, pero salgo, ya vestido el cuerpo me va entrando en calor, menos los pies ya que tengo el calzado completamente mojado.
Llega la hora de preparar la cena, toca la carne de ballena adquirida en Narsaq por la mañana, la freiremos con su propia grasa, tenemos que prepararla en semioscuridad, la única luz que tenemos son varias velas que hay en la casa y nuestras linternas individuales.
La cena transcurre con normalidad, si no fuera por nuestra mala situación abríamos disfrutado de una agradable cena a la luz de las velas. He probado por primera vez la carne de ballena, me he llevado una sorpresa, su textura es muy similar a la de un bistec de ternera, pero más seca y fibrosa. No volveré a comerla, su sabor y mis sentimientos hacia estos grandes cetáceos me lo impiden.
Después de cenar Nora nos comunica nuestro próximo destino, un campamento de tiendas de camping situado en el fiordo Tasermiut y cuyas reglas son muy rígidas para poder preservar su entorno.
Tras su información nos damos cuenta de que no estamos en condiciones de continuar, todos tenemos la ropa mojada y sin posibilidad de secarla, el próximo asentamiento es para tres días y no hay medios para secarnos nosotros y nuestras pertenencias.
El grupo se reúne y hablamos, decidimos plantarnos y le comunicamos a Nora que, o nos traen ropa de abrigo seca o no nos movemos de la isla.
La chica reconoce la situación, sabe que el traslado hasta aquí ha sido duro y que nuestra situación es muy precaria, pero como se lo dice a la organización, trabaja como freelance y teme perder el trabajo. Tenemos varias conversaciones tensas y se da cuenta que estamos dispuestos a continuar con nuestra decisión. Nos deja solos y sale para comunicarse con sus jefes con el teléfono por satélite que solo usa en casos muy necesarios. la espera es larga, al final Nora entra y nos traslada lo hablado con sus superiores, por la mañana a primera hora nos traerán anoraks secos para poder continuar nuestra ruta.
Observaciones, para nuestras necesidades tenemos un par de palas, sirven para hacer un agujero en el suelo y luego taparlo, no se puede dejar nada en la superficie.
Recorrido total de hoy 22.904 pasos = 15,29 km.
25/08/2017 - Nos levantamos a la hoja fijada y después de desayunar recogemos el campamento, las tiendas están mojadas, pero son las órdenes.
La zodiac con ropa seca se retrasa, no llueve así que aprovechamos el tiempo para extender en las piedras de la orilla nuestros anoraks mojados.
Con la lancha de ayuda viene uno de los encargados, nos trae unos anoraks estupendos, son de cuerpo entero y mucho mejores de los que hemos utilizados hasta ahora, nos comunica que hay cambio de planes, no iremos de momento al campamento previsto y nos dirigiremos a Nanortalik, donde hay un albergue donde podremos reponernos.
La travesía es larga, para poder estirar un poco las piernas y hacerla más amena desembarcamos en una antigua y abandonada explotación minera que hay en el fiordo, la visita es breve, no queda mucho que ver, maquinaria oxidada y las paredes rocosas que aún conservan restos de minerales con una bonita amalgama de colores.
Llegamos a Nanortalik, la localidad tiene aproximadamente 1.564 habitantes (2005), su nombre significa "el lugar de Osos Polares", es uno de los diez pueblos más grandes de Groenlandia.
La modificación del recorrido no estaba prevista, con lo cual improvisamos como organizar nuestra estancia en el lugar. 
Nos instalamos y usamos todas las estufas disponibles para secar nuestra ropa, el albergue es agradable y se está muy cómodo.
Tras comer decidimos salir a estirar las piernas y hacer un suave trekking por la zona, el recorrido nos descubre antiguas tumbas vikingas y restos históricos que nos retraen a épocas pasadas.
Recorrido total de hoy 19,480 pasos = 13,43 km.
26/08/2017 - Amanece un día claro, los días lluviosos parece que se alejan y que nos van a dar un respiro, las previsiones indican subida de las temperaturas y Sol.
Hoy vamos a retomar la ruta que abandonamos ayer, lo hacemos con renovadas fuerzas, nos hemos secado por fuera y dentro, la noche pasada me ha sido muy útil ya que he logrado secar completamente mi calzado y lo que se presenta por delante empieza a ser más ilusionante.
desayunamos y nos vamos al embarcadero, nos espera nuestra inseparable zodiac, la llenamos con nuestros enseres y los víveres necesarios para pasar varios días en el fiordo Tasermiut. La navegación es agradable, muy diferente a días anteriores, el aire es frio, pero tenemos nuestros anoraks secos y el Sol nos reconforta con sus rayos.
La ruta, pasa por delante de Uunartoq, la isla donde tome mi primer baño en aguas termales, el trayecto por el fiordo Tasermiut es entretenido, los paisajes que vamos pasando son espectaculares. Pasamos de largo el embarcadero del campamento, no paramos ya que nos dirigimos al final del fiordo para ver la lengua del glaciar que le da el nombre y alimenta las aguas que navegamos. 
La vista del glaciar es muy limitada, una espesa niebla lo cubre, solo se ve la parte más cercana a la orilla donde hemos desembarcado. Hago varias fotos y me las hacen a mí antes de regresar a la zodiac y emprender el regreso al punto de desembarco del campamento Tasermiut, base de operaciones de los próximos días.
El acceso al campamento no es fácil, está alejado del embarcadero y algo elevado, hay que hacer varios viajes para trasladar el material, primero nuestros pesados petates, luego los bidones de plástico y cajas con los utensilios y comida.
El emplazamiento es precioso, hay buenas vistas del fiordo y de las montañas que nos rodean, tenemos suerte las tiendas están montadas, lo que nos evita hacerlo y hay suficientes para los que viajamos en solitario tengamos una individual.
Nora nos detalla las normas de uso de la zona que es de especial protección, no podemos dejar nada de lo que llevamos, eso incluye nuestros desechos íntimos. Llevamos dos bidones vacíos, uno para el papel higiénico y otro para las bolsitas con nuestras deposiciones, no se pueden mezclar, la idea promete, estamos emplazados en un pequeño llano, si queremos intimidad nos tendremos que desplazar a una zona rocosa cercana.
El desplazamiento e instalación en el campamento nos ha ocupado toda la mañana, comemos en una tienda-comedor ya instalada que está a disposición del grupo para desayunos y cenas, las comidas como casi siempre las haremos sobre la marcha en los trekkings que efectuaremos en la zona.
La tarde esta tranquila, decidimos dar un paseo por la zona para estirar piernas y disfrutar de preciosas vistas del fiordo, para hacerlo tenemos que cruzar un improvisado puente sobre el rio que nos permite proveernos de agua y asearnos un poco, lo hacemos de uno en uno ya que es muy rudimentario y tiene su riesgo. El resto del paseo es fácil, mañana según Nora va a ser más exigente.
Recorrido total de hoy 21.201 pasos = 13,97 km.
27/08/2017 - El día amanece gris y neblinoso, desayunamos y como en todos los trekkings anteriores preparamos las mochilas individuales con nuestras cosas y el picnic comunitario, hoy vamos a subir hasta la base de la montaña Nalumasortog con 2.045 metros de altura, si el día estuviera claro la podríamos ver desde el campamento, no es posible de momento, veremos si a lo largo de la mañana despeja algo y tenemos suerte.
El camino va subiendo poco a poco, nos vamos encontrando tramos de la ruta donde tenemos que sortear grandes piedras o vadear pequeños riachuelos, el paisaje es bonito y entretenido, si saliera un poco el Sol las fotografías que voy haciendo tendrían más vida.
Llegamos a nuestro destino sobre el mediodía, la visibilidad del Nalumasortog es nula, no ha habido suerte y la niebla impide su visión, nos resignamos, damos buena cuenta del picnic y ya con las mochilas más ligeras y el estómago lleno iniciamos el camino de regreso, con la pausa reglamentaria para recoger arándanos.
Recorrido total de hoy 35.713 pasos = 24,95 km.
28/08/2017 - El Sol nos despierta, parece que hoy vamos a disfrutar de un día caluroso y veraniego.
El trekking de hoy es llegar a la basa de otra montaña muy popular entre los escaladores por sus paredes verticales, el Ulamertorsuaq con una altura de 1.858 metros.
Cumplimos con la rutina de cada mañana, desayuno y relleno de nuestras mochilas con el picnic e iniciamos la andadura.
Cruzamos el casero puente de madera y el sendero que tomamos es muy parecido al del día anterior, trozos ocupados por grandes piedras de antiguos desprendimientos, que vamos sorteando con alguna dificultad. La marcha es alegre, en la primera parada tenemos que aligerar nuestra vestimenta, el Sol luce majestuoso y nos proporciona un calor que estábamos deseando todos, las gafas de sol salen de las mochilas y la ropa de abrigo entra en ellas. 
El Ulamertorsuaq luce en todo su esplendor y nos va marcando el camino, bastante exigente en su mayor parte.
Alcanzamos la meta al mediodía, ya en ella Nora nos propone un reto extra no incluido en el tramo oficial, que entraña cierto riesgo por su dificultad, subir un tramo extra bajo nuestra responsabilidad, esto nos proporcionara una vista de la base de la montaña diferente de la que tenemos en nuestra ubicación actual, la mayoría del grupo aceptamos el reto y continuamos la ascensión por un sendero estrecho y bastante desnivel, el esfuerzo vale la pena, ya que nos permite disfrutar de la visión de un pequeño lago glaciar en la base de la montaña. Nos hacemos varias fotos para inmortalizar el momento y regresamos junto con el resto del grupo donde disfrutamos de nuestro picnic y el Sol. El regreso al campamento lo hacemos sin dificultad y disfrutando de unas panorámicas del fiordo Tasermiut espectaculares.
Cenando en el campamento comentamos con Nora la posibilidad de ver la Aurora Boreal, ya que el cielo esta despejado y la Luna junto con las estrellas nos iluminan.
Nos vamos a dormir, yo aprovecho la soledad de mi tienda para pasar las fotos del día al ordenador e intentar mantenerme despierto, hay suerte y las ilusiones se cumplen, sobre la medianoche los gritos de varios miembros del grupo me despejan, la Aurora Boreal nos visita. Es mucho más espectacular que la primera, el entorno es majestuoso y el fiordo iluminado por los haces luminosos luce precioso.
Me siento afortunado, mi segunda Aurora Boreal, esta mucho mejor que la anterior, voy combinando la captura de imágenes con su visión en vivo y no a través del objetivo.
No sé donde mirar, los haces luminosos salen por los cuatro puntos cardinales y sus movimientos son muy cambiantes, el fenómeno duro unos 30 minutos que pasaron volando.
Esa noche dormí maravillosamente.
Recorrido total de hoy 29.916 pasos = 20,43 km.
29/08/2017 - Hoy toca traslado, regresamos a Nanortalik, mi ánimo esta por las nubes el Sol sigue luciendo y las predicciones para los próximos días son optimistas, ya he visto dos Auroras Boreales y no descarto ver alguna más.
Recogemos el campamento, incluyendo los dos bidones con los "residuos tóxicos" y bajamos en varios viajes todo nuestro equipo al embarcadero.
La navegación por el fiordo es tranquila y la visión de las montañas que nos rodean es relajante, lo que me permite ir haciendo fotos en el recorrido.
Llegamos a Nanortalik, el albergue es un viejo conocido, estuvimos en él días atrás.
Hemos llegado pronto el ambiente local es bullicioso, aprovechamos que tenemos tiempo libre para pasear y comprar pescado en la lonja local, hoy cenaremos algo diferente cocinado por varias expertas del grupo.
Los colores de las casas del pueblo lucen espectaculares iluminadas por los rayos solares, lo aprovecho y me doy un atracón con mi cámara.
La tarde en el albergue transcurre con normalidad cuando las sirenas de varios barcos captan nuestra atención. Nos acercamos a las ventanas y vemos varias barcas entrando en el puerto arrastrando una ballena que han cazado, los bocinazos sirven para hacer saber a la población que desee comprar su carne que solo tiene que desplazarse al puerto. En el transcurso de la tarde nuestra ubicación se convierte en un puesto privilegiado desde el cual podemos observar el proceso de despiece del cetáceo.
Recorrido total de hoy 21.649 pasos = 14,82 km.
30/08/2017 - Hoy navegaremos hasta Qaqortoq. 
Saliendo del puerto podemos ver el esqueleto de la ballena cazada el día anterior, su visión me produce pena, pero sé que es uno de los alimentos básicos de Groenlandia, es por ello por lo que Naciones Unidas permite al pueblo Inuit
la caza controlada de determinado número de ejemplares.
El trayecto es largo, está prevista una parada en Alluitsup Paa, pequeño pueblo costero de 390 habitantes (2005) para hacer un pequeño picnic de comida. Aprovecho el momento para hacer fotografías con el Sol como iluminación, una preciosa niña nos mira con curiosidad y nos enseña una bonita caja de la que debe estar enamorada, me deja hacerle unas fotos y se aleja con su bici.
Ya con el estómago lleno y con mi Nescafé en el cuerpo retomamos el camino.
Qaqortoq es la ciudad más grande del sur de Groenlandia con 3.400 habitantes, fue fundada en 1775, su nombre significa Blanco.
El pueblo es grande (llamarle ciudad me parece exagerado), nuestra llegada coincide con la visita de un crucero lleno de turistas y las calles están llenas de gente.
Esta ubicado en una ladera, el acceso a las viviendas se hace por calles con un elevado desnivel, escaleras y pequeñas rampas.
Desembarcamos en una zona tranquila, un transporte llevara nuestras pertenencias, nosotros haremos el trayecto para descubrir nuestro nuevo alojamiento andando.
El albergue es acogedor y cómodo, nos repartimos las habitaciones, yo como siempre que hay habitaciones dobles la compartiré con Carme.
Las actividades del día son suaves, subimos a un pequeño cerro donde las panorámicas del pueblo son muy interesantes y luego bajamos al puerto donde hay algunas tiendas con productos locales y souvenirs.
La cena la haremos en un restaurante, va incluido en el precio del viaje y será la manera de probar algo diferente a lo que nos prepara Nora por las noches.
La cena me permite probar otra cerveza artesanal groenlandesa, creo que comí un plato combinado, pero no me acuerdo de su contenido, lo que si recuerdo gratamente es la bebida.
Recorrido total de hoy 21.649 pasos = 14,82 km.
31/02/2017 - Hoy regresaremos al punto de partida, Qassiarsuk.
Nos desplazamos al puerto y embarcamos con nuestras pertenencias en la zodiac, vamos a hacer el penúltimo traslado por los fiordos del país.
Tenemos una navegación tranquila, el Sol nos acompaña, antes de llegar al albergue haremos nuestro último trekking en el país, la ruta tiene su inicio en Narsarsuaq, que esta enfrente mismo de Qassiarsuk y lleva el bonito nombre de caminata al Valle de las Mil Flores.
La ruta discurre bastante plana, con pequeñas cuestas, el entrenamiento de días pasados hace que las subamos con facilidad, la dificultad del recorrido se vislumbra al final del valle en el cual ya no hay flores pues la época de floración ha pasado.
El sendero discurre en muchos momentos bordeando un rio cuyas aguas provienen del deshielo del glaciar Kiattuut, punto final del trekking.
Llegamos a la parte difícil, delante nuestro tenemos una pared bastante vertical que hay que superar, en ella hay colocadas cuerdas para facilitar la subida, pero su mal estado nos obliga a desecharlas.
El ascenso es complicado, Nora no quiere dejar a nadie atrás, pero una componente del grupo empieza a tener dificultades y un becario de guía que hoy nos acompaña tiene que regresar con ella y su acompañante al inicio de la subida. Proseguimos la ruta, es sin duda el trayecto más difícil que hemos hecho hasta ahora. la ascensión se hace eterna, al final de un tramo aparece otro y la cima se ve lejana.
Aleluya, cumbre, delante nuestro aparece una llanura con pequeñas lagunas y volviendo la vista atrás podemos apreciar abajo el valle que
hemos cruzado. El grupo y yo pensábamos haber llegado al final del camino, pero no, Nora nos dice que aún queda bastante camino por delante, tras un pequeño descanso para reponer fuerzas proseguimos ruta. La meta no nos decepciona, finalmente llegamos a un punto elevado donde podemos ver a nuestros pies el glaciar Kiattuut.
Será el último glaciar que vea en este viaje, así que aprovecho el instante y realizo varias fotografías.
Como en días anteriores preparamos el que será nuestro último picnic y lo disfrutamos con la preciosa panorámica de fondo.
Después del té o Nescafé, dependiendo del gusto de cada uno volvemos sobre nuestros pasos, la bajada la realizamos con mucha precaución, un resbalón puede ser muy peligroso.
La noche se nos echa encima y tenemos que aligerar el paso para llegar a tiempo de cruzar el fiordo y cenar en el albergue local, no podemos alojarnos 
en la casa de Ramón Larramendi ya que esta ocupada.
Recorrido total de hoy 29.966 pasos = 19,38 km.
01/09/2017 - Penúltimo día en Groenlandia, lo dedicaremos a ver los restos de la finca Brattahlíd de Erik el Rojo y las reconstrucciones de una casa e iglesia vikinga de la época.
Aprovecho el tiempo libre para subir una pequeña loma presidida por una escultura de Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo el famoso vikingo, me hago fotos con él y me relajo contemplando el fiordo y los pequeños icebergs que flotan en sus aguas.
Nuestra última cena consiste en los productos básicos aquí, Ballena, carne seca de Foca, pez Globo y productos de la tierra.
Recorrido total de hoy 13,44 pasos = 13,44 km.
La noche está serena, nadie quiere irse a dormir, es la última oportunidad de ver una Aurora Boreal y no nos defrauda.
Se inicia suave por encima del monumento dedicado a Leif Erikson y poco a poco se va extendiendo por todo el fiordo.
Contemplo el baile de luces y lo inmortalizo con mi cámara.
Precioso final de vacaciones, me recibió la lluvia, pero me despide el fenómeno de la Naturaleza que ha sido el objetivo principal de mi viaje a estas lejanas tierras y lo he disfrutado tres noches, me siento muy afortunado, otras personas que viajaron conmigo y solo estuvieron la primera semana no tuvieron esta suerte.
02/09/2017 - Me levanto sin prisas, el vuelo de regreso sale por la tarde, preparo mi equipaje y me voy al comedor para realizar mi último desayuno con los que han sido mis compañeros de viaje. Consiste como todos los anteriores en pan de molde o tostado, leche, zumos de naranja o manzana, cereales acompañados de los arándanos recolectados en nuestros paseos, yogurt líquido, mantequilla, mermeladas, quesos tiernos para untar tipo Philadelphia y té o Nescafé.
El día está bonito, luce el Sol, ideal para hacer las últimas fotografías.
 

Imágenes

01 - Groenlandia - Aurora Boreal - fiordo Tasermiut
01 - Groenlandia - Aurora Boreal - fiordo Tasermiut
02 - Groenlandia - Aurora Boreal - fiordo Tasermiut
02 - Groenlandia - Aurora Boreal - fiordo Tasermiut
03 - Groenlandia - Aurora Boreal - fiordo Tunulliarfik - Qassiarsuk
03 - Groenlandia - Aurora Boreal - fiordo Tunulliarfik - Qassiarsuk
04 - Groenlandia - aurora boreal - fiordo Tunulliarfik - Qassiarsuk
04 - Groenlandia - aurora boreal - fiordo Tunulliarfik - Qassiarsuk
05 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
05 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
06 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
06 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
07 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
07 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
08 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
08 - Groenlandia - fiordo Tunulliarfik - glaciar Qaleraliq
09 - Groenlandia - Nanortalik
09 - Groenlandia - Nanortalik
10 - Groenlandia - Qaqortoq
10 - Groenlandia - Qaqortoq
11 - Groenlandia - Igaliku
11 - Groenlandia - Igaliku
12 - Groenlandia - Qassiarsuk
12 - Groenlandia - Qassiarsuk
13 - Groenlandia - Narsaq
13 - Groenlandia - Narsaq
14 - Groenlandia - fiordo Tasermiut - montaña Ulamertorsuaq
14 - Groenlandia - fiordo Tasermiut - montaña Ulamertorsuaq
15 - Groenlandia - fiordo Tasermiut
15 - Groenlandia - fiordo Tasermiut
16 - Groenlandia - fiordo Tasermiut
16 - Groenlandia - fiordo Tasermiut